Deja de procrastinar ¡Ahora!

carlos6 Septiembre 2011 - 10:57pm 1 comentario
Enviar por Email Imprimir

Deja de procrastinar ¡Ahora!

Te espera una interminable lista de artículos por leer (siempre dicen que es bueno estar informado), después viene el torturante momento de pensar: ¿Sobre qué escribo?, luego debes buscar tus fuentes, verificar que toda tu información sea correcta (Dios te libre de redactar algo falso) y en fin, un largo repertorio de tareas antes de la ansiada publicación. Eso sin mencionar que no tuviste tiempo de comer algo decente antes de comenzar, que tu área de trabajo está bastante desordena, que afuera hace un calor infernal... Así que, a lo mejor sería bueno checar mi Facebook, a ver si alguien escribió algo divertido. ¡Pues no! Es momento de decirte a ti mismo: Deja de procrastinar ¡Ahora!...

El procrastinar (postergar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes y agradables) surge por diversas razones, aunque las top, más conocidas como: “por favor alguien ponga una pistola en mi cabeza y sáqueme de mi miseria”, son las siguientes:

  • No soy bueno en la tarea encomendada, por lo que sólo servirá para frustrarme.
  • Prefiero fallar en falta de esfuerzo, que poniendo todo mi empeño, fracasar y que otros piensen que soy incompetente.
  • Prefiero abstenerme de tomar la decisión final, pues eso me absuelve de cualquier consecuencia.
  • Sé que no voy a poder hacerlo “perfecto”, así que mejor evito el asunto por completo.

Y una de las favoritas:

  • Ya estoy bien atrasado, así que llevo el procrastinar a la “n” potencia para así evitar lidiar con el estrés (lo que obviamente se hace un círculo vicioso).

¿Alguna les sonó familiar?

Pero bueno, sea cual sea la razón de procrastinar, el resultado es el mismo, un compromiso roto. Lo cual sólo puede poner en riesgo nuestro trabajo y nuestras relaciones. Así que, si sufres de algunos de estos “síntomas”, te dejamos unos cuántos consejos para volverte un procastinador en recuperación.

1. Pon en orden tu escritorio

Es increíble lo que un escritorio ordenado puede hacer por tu estado de ánimo. Pues como pusimos al comienzo, si estás con un sin número de tareas pendientes y llegas a un área de trabajo en desastre, definitivamente te sentirás caer.

Pero ojo, dijimos “ordena tu escritorio”, no “limpia tu escritorio”, que son dos cosas muy diferentes. Sobre todo si el tuyo se parece en algo a los que tenemos por acá, en donde la tarea de “limpieza” (revisar cada documento, separar lo que vale archivar de lo que no, etc.) es una labor que implicaría profesionales en la industria y más de una semana de trabajo. En otras palabras, más excusas para procrastinar y ahora, en grupo.

Hablamos de ordenar, hacer espacio para trabajar y tal vez, sacar tanto papel, material, lo que sea que tengas y ponerlo en una caja, para luego (algún día libre) revisarlo con calma.

2. Comprométete 25 minutos

Como dicen por allí, lo más difícil es dar el primer paso. Pues bien, comprométete por sólo 25 minutos, los primero 25 y de allí, si la tarea es tan abrumadora que merece un descanso, tómalo. Aunque de seguro, luego de esos 25 minutos, de verdadero compromiso, las ideas habrán empezado a llegar y te será algo más fácil extender unos 5 minutos más, etc. ¡El asunto, es empezar!

3. Usa un timer

Sobre todo si vas a seguir el consejo anterior e independientemente si decides comenzar por 25 minutos (menos o más tiempo), un timer te ayudará a no estar pendiente del reloj, para ver cuánto tiempo ha pasado ya.

Lo sabemos, la tarea pendiente debe ser muy aburrida, pero créenos, lo será más si estás pendiente de cada torturante minuto. El truco es tomarlo con calma, a buen paso y luego de cumplido el tiempo, tomarse un pequeño descanso.

Eso sí, no estamos hablando de una carrera contra el reloj, la meta no es vencer al timer y acabar lo antes posible (sin importar el resultado). Así que, si te ves en ese caso, toma un largo respiro y baja un poco la velocidad. Aleja un poco el aparatito, lo suficiente para que oigas el timbre y recuerda, al terminar el tiempo de trabajo, también puede programar unos 5 o 10 minutos de descanso, para luego seguir en la marcha. Eso realmente te animará.

4. No dejes para mañana…

Como completaría el dicho: “lo que puedes hacer hoy”. Pues las tareas que ahora te parecen pesadas, lo serán igual mañana, sólo que para entonces tendrás menos tiempo de realizarlas y la presión te provocará mayor angustia. Así que, si tienes algún proyecto horrible que no puedes sacar de tu cabeza, prueba éstos pequeños consejos y verás que todo tiene solución.

Comentarios

Imagen de Freddyberto

Valla hasta que encontre la palabra correcta a mis pretextos de trabajo, buen post. ;)

Dejar comentario

Tutoriales

Cómo descargar videos de VK.com
En este artículo voy a explicar como descargar videos y películas...
Descargar Facebook Móvil Gratis
Por si aún no lo han hecho, es posible descargar Facebook Móvil...
Cómo generar tráfico web con las redes sociales - Paso a Paso
Muchas empresas están publicando contenidos como la forma de crear...

Artículo Recomendado

3 Tips cruciales para recuperar archivos eliminados
¿Te imaginas perder el trabajo de toda una semana en tan solo unos segundos? Todos hemos pasado por este problema. Quizás eliminamos por error un archivo importante o lo borramos sin pensar que era valioso para otro... más